lunes, 19 de marzo de 2007

No era resaca, eran anginas...


Culpé al levante del cansancio, al trasnoche del dolor de piernas, a las hormonas por el frío interior… ¿El resultado? Un cuadro agudo de anginas con chutazos de penicilina incluidos…
“Nena… tú eres una chica muy moderna como para llorar por una inyección”, te dice tu amiga, convertida en miembro de esa ONG en la que se ha convertido tu casa en los últimos días. “Es que es mu shica”, suelta una…“Bueno, me voy, pero me aseguro de que viene fulanito… no vayas a ponerte tonta…”, añade el otro… “Niña, ¿estás bien? Y el alma, ¿qué tal?”, ejem, los amigos saben que con fiebre me da por llorar… Y así hasta un millón de mimos para soportar al ataque de los streptococcus sin piedad (alguien cómplice, entre médico y relaciones públicas, me ha enseñado como se escribe).
Al final, vuelves a aprender que en esto de ponerse malito, como bien dije una vez, se aprende mucho. A tener paciencia y dejarse mimar, a dar las gracias…
Siento los días sin dar señales de vida, también que todavía no ande muy fina… es la fiebre. Al menos, como compensación, os confesaré que suelo estar más vulnerable. Es momento de pedir dinero y confesar putadas. En cuanto me ponga buena, se acabó.
Bueno, dejo la charla que me mareo, me vuelvo a la cama.

3 comentarios:

Luis dijo...

Contri, pues ya puestos, 100 euretes no me vendrian nada mal.

tita dijo...

neni, aprovecha el estado febril para cosas que normalmente no haces....pelis sin grandes dilemas, punto de cruz, ordenar monton de papeles... siempre mira el lado positivo de todo, mientras esas plakitas amarillentas de la garganta van menguando.
ponte buena pronto!!!
a migue... algo para pensar: no somos racionales, sino seres racionalizadores. En general, nos guiamos por nuestras emociones y sólo posteriormente hacemos uso de la lógica para argumentar nuestras decisiones.

Blanca dijo...

Cuídate more. Sales muy guapa en la foto con el premio. Te he impreso y te he colgado en el corcho de la oficina... guapa!!