martes, 6 de marzo de 2007

Los 27


Los números tienen un halo mágico que yo, absoluta analfabeta de la numerología y sus lindezas, no voy a descubrir aquí. Tienen carácter y, a veces, casi rostro. La mirada de un instante que te empuja, de un beso que lo cambia todo, los perfiles de mil amigos, situaciones, cosas por venir... Mis favoritos son el 2 y el 7. El primero porque resulta cerradito como el círculo y porque me recuerda el grito de guerra de una relación que, finalmente –la vida tiene estas cosas–, no era circular.
La pasión por el segundo es algo más irracional... si dijera que me suena a masculinidad no amenazante despertaría la mirada atónita de algún amigo... El 7 me evoca la cara de un chico interesante, con gafas, que se toma un cola cao en una cafetería donde la gente no habla fuerte... alguien que anda leyendo un libro, tal vez de un autor actual norteamericano, pero que no le da demasiada importancia a ese hecho (detesto a los listillos)... bueno, el siete me parece, en pocas palabras, un hombre interesante... (tipología frente a la que alguna amiga desencantada sería capaz de soltar... "¿y crees que de esos hay más de siete?").
La combinación de ambos me parece mágica y cómo no sé si llegaré a los setenta y dos (Por favor, virgencita, permite que, si llego, lo haga con dignidad) éste, estoy segura, es el de la celebración...
Como en el poema de Benedetti hace tiempo que decidí no salvarme y rodearme, mientras se pueda, de aquellos que tampoco lo hacen. No hace falta que te lo diga, pero no te salves ahora ni nunca... tenemos grandes cosas por hacer.

¡¡¡¡Feliz cumpleaños reina!!!!

y ... parafraseándote... te quiero mucho mi amolllllllllllll

1 comentario:

Coro dijo...

muuuaaaaaaaa

grasiaaaaa

te quiero