jueves, 16 de diciembre de 2010

Albert Lladó: “La cotidianidad está llena de magia, el metro es un ejemplo”

Mira directamente a los ojos, tranquilamente, pero uno intuye que, tras el gesto atento, un infinito número de conexiones se producen más allá de la frente, en el interior de su cabeza, en ese espacio donde se funden la masa gris y los sentimientos. “Espera, lo voy a apuntar, tomo nota”.
Albert Lladó (Barcelona, 1980) difícilmente puede tener un único proyecto, un único pensamiento en ese espacio meta-real que componen su cerebro, sus manos, su móvil, su libreta. Herramientas  básicas en la vida frenética de un jugador de palabras, de un contador de historias, propias y ajenas. Periodista en LaVanguardia.es e impulsor de proyectos como el Diari Maresme, Sísifo o la propia Revista de Letras; su carrera viaja de la vocación al oficio, del oficio a la vocación, en toda la amplitud que las 24 horas del día le dejan. Autor de nada menos que cinco títulos entre los relatos, la novela y el ensayo -dos de ellos aparecidos en este 2010-, A Fortiori Editorial acaba de publicarle La realidad es otra, un conjunto de 400 aforismos que son un viaje por el universo creativo, por las obsesiones y fascinaciones de este joven escritor inquieto. Un viaje para arrancar la magia del paisaje urbano y salvarse porque, atentos al consejo: “Bostezar es gritar de aburrimiento”. Sigue leyendo en Revista de Letras


[artículo colgado con cierto retraso. Autora en plena hospitalización. Bss]

¿New people?

No todo va a ser malo...

domingo, 28 de noviembre de 2010

Demasiados libros por leer...

De Adrian Johnson

Metáforas teatrales

Los últimos estertores de un mundo que se acaba, la despreocupada banalidad de quien no sabe lo que le espera, de quien no quiere pensarlo. Un puñado de personajes ante su destino y una sólida articulación escénica para llevar al espectador de la mano, casi sin darse cuenta, a enfrentar un final que es un cara a cara con el vacío. Julio Manrique aborda con exquisita corrección uno de los clásicos dramáticos de Chéjov en una cuidada puesta en escena que parte de la más tradicional concepción teatral sin renunciar a una revisión personal  y poética.  –en el Teatre Romea desde el 9 de noviembre hasta el 9 de enero- planta L´hort dels cirerers sus raíces en el teatro más convencional para superarlo y contar así, a través de cuidados efectos de iluminación y sonido, aquello que el propio autor quiso que quedara en el aire, que se sobreentendiera en un mensaje no dicho. (sigue leyendo en Revista de Letras).

viernes, 19 de noviembre de 2010

El lugar de Carlos Edmundo de Ory

Aquí estoy enseñando a comer nieve a la gente,
dando estrellas a la gente…


“¿De dónde vengo yo?”, se preguntaba el joven poeta. Le preguntaba a sus amigos, a sus primeros colegas, a aquellos locos con los que intentaba arrancar los velos grises de la posguerra. “¿De dónde vengo yo para ser así?”. Apenas unos días después de su muerte, muchos amigos -conocidos, desconocidos- se lo siguen preguntando. Se preguntan si ahora tendrá la respuesta, si la encontrarán ellos mismos buscando y rebuscando entre su prodigioso paisaje de letras. Mapa de imágenes mágicas, entre lo místico y lo profano, entre lo real y lo inventado, entre el orden y el desorden. Imprevisible, creativo, trasgresor. Poético, en definitiva. Carlos Edmundo de Ory (Cádiz, 1923) moría el 11 de noviembre a los 87 años de edad pero todos sabían, todos los que un día rozaron el efecto de su palabra, que esa pareja numérica no era más que otra trampa de los convencionalismos. La de Ory era una edad plástica, detenida al filo de algún poema, en el borde de un apunte metafísico en algún cuaderno. [sigue leyendo en Revista de Letras]

jueves, 18 de noviembre de 2010

Postales Típicas I

En la consulta del fisio. Paciente 1 cuenta la razón de su cojera -un accidente en moto- a Paciente 2 y Paciente 3. Paciente 4 -una servidora- acaba llegar, como puede, tirando de su pesadísima cabeza.

Paciente 1: Y no fue el golpe, fue la postura. Mala suerte que uno tiene. Me di contra el canto y me rompí los huesos. Los dos. Y no sólo eso. Si no que se me salieron... Y no veas la sangre... ¿Y lo peor? El tiempo. 45 minutos que tuve que esperar porque en Cádiz no había ambulancias. La tuvieron que traer de San Fernando.
Silencio general. La visión es bastante asquerosa. Cinco segundos de pausa aprox.
Paciente 2: En Cádiz ya no hay ni ambulancias. Ya no hay nada. Es una ciudad fantasma.
Paciente 3: En Cádiz sólo vamos a quedar los funcionarios y los jubilados.
Paciente 2: Ni eso... ¿Tú te crees que para buscar una tienda especializada en pesca haya que irse a Jerez? Ni para los jubilados va a valer esto...

Paciente 4 cierra los ojos. Es verdad, ahora mismito ni siquiera sabría dónde pillar ahora una caña del país...

lunes, 15 de noviembre de 2010

Lo humano y lo inhumano

Cuando era todavía una niña mi madre me sentó a ver esta película.

-Si es de es de miedo no quiero, mami, porfa.
-Que no tonta, que se llama así pero es de risa.

Vi aquella película entre absorta y aburrida, no la entendía demasiado bien, como tampoco entendía El principito o aquella canción del lobo al que maltrataban todos los corderos -¿por qué no les mordía?-. Por supuesto, no me reí nada de nada. Luego, con los años, volví a verla, he vuelto a verla hoy para despedirme de Berlanga, y he vuelto a entender porqué hay gente que cuenta cosas que nunca cambian. Porqué es humano este verdugo de trabajo inhumano. Porqué la miseria sólo engendra miseria. Porqué es tan fácil juzgar a los demás cuando todos tenemos cadáveres dentro del armario. Cuando, cada uno en su tiempo, cada uno con sus valores, todos hemos visto aplicar garrotes, todos hemos dado de lado a la hija del verdugo, todos nos hemos visto arrastrados por las circunstancias.

Hoy la he visto y, como otras veces, me he reído, con cierta amargura, con ese guardia civil buscando a José Luis por las cuevas del Drach, con esos chutes de coñac y ese champán robado a un reo. "Yo quiero vivir tranquilo con mi mujer y con mi hijo...". Lástima que para conseguir eso, tuviera que aplicar el garrote. Lástima que, para conseguirlo, mucha gente aplique el garrote a sus valores, a sus convicciones, cada día.
¿Qué no? Sólo hay que poner la tele...



-Me hacen reír los que dicen que el garrote es inhumano. ¿Qué es mejor, la guillotina? ¿Usted cree que se puede enterrar a un hombre hecho pedazos?
-José Luis: No. Yo no entiendo de eso.
-Y que me dice de los americanos. La silla eléctrica son miles de voltios. Los deja negros, abrasados. ¡A ver dónde está la humanidad de la silla!
-Yo creo que la gente debe morir en su cama ¿no?
-Naturalmente, pero si existe la pena de muerte, alguien tiene que aplicarla.



El Verdugo, 1963
Luis García Berlanga

jueves, 11 de noviembre de 2010

¿El mundo es suyo?

Hasta luego

Un niño disfrazado en una piel experta, un travieso agitador de las palabras, hoy el mediodía trae malas noticias y recuerdo cosas, personas y momentos. Recuerdo al hombre anciano ya, el libro fetiche lleno de dibujos hechos con un bolígrafo. Recuerdo aquel regalo de Ana, los comentarios geniales al borde de una cena. Recuerdo que hay cosas que nunca debí decirle a nadie, recuerdo que quizás, en realidad, habría que ser valiente para decirlas todas. Valiente para muchas cosas, muchas más cosas.
Recuerdo a un poeta, no sé si era un viejo o era un chico.
No me gusta despedirme, prefiero un hasta luego.

Dame

Dame algo más que silencio o dulzura
Algo que tengas y no sepas
No quiero regalos exquisitos
Dame una piedra

No te quedes quieto mirándome
como si quisieras decirme
que hay demasiadas cosas mudas
debajo de lo que se dice

Dame algo lento y delgado
como un cuchillo por la espalda
Y si no tienes nada que darme
¡dame todo lo que te falta!

Carlos Edmundo de Ory

martes, 9 de noviembre de 2010

lunes, 18 de octubre de 2010

De plásticos, bosques y patos

Ya me advirtió mi amiga Ana que lo de hacer obras en casa era un riesgo que se contaba entre las tres principales causas de depresión -en las otras dos, para qué pararse-. No obstante, y a pesar de la advertencia, desde que hace unos meses me lancé al imperio del Mujeryaquetemeteslohacesdeuntirón, mil y dos veces -mil y tres, si me apuras- me he acordado de su advertencia. "Así que ya sabes, si te pones triste, relativiza...".

Con la mitad de la casa respirando cierta ordenación humana y la otra mitad sumida en el desastre, una empieza a comprobar cómo tanto polvo, tantos euros gastados unos tras otros, tantas noches durmiendo en un ladito de la cama, tienen cierto efecto narcótico o depresor. Cierto efecto telaraña que, como las ramas, te impiden -tarjeta de felicitación dixit-, "ver el bosque en todo su esplendor". Un bosque que, ahora lo sé, es, en esta metáfora doméstica, fresco, verde y bonito aunque a veces una lo imagine lóbrego y oscuro cuando se propone - en mitad del caos- hacer un ejercicio de relajación. "Hija mía, ¿No puedes imaginarte una playita llena de cocoteros?".

Mi bosque, detrás del laberinto de cajas y plásticos blancos de Todo a un euro, se deja ver entre entre las visiones espectrales de lo que fueron mis muebles, mis trastos, mi vida -tan pesada ahora que lo pienso- metida en cajas de las que traían Iván y María como una colecta diaria después de la jornada de playa. Entre las ramas del bosque -de las pastillas de cetiricina, de los relajantes musculares- sobresalen las dos Anitas agrupando bultos y haciendo albaranes para el Punto Limpio: el de los Trastos Inservibles, en el de los Absurdos, el de los Potencialmente Dañinos para la Neurosis... "Mira, mira, aún guarda esto. Lo de ésta es grave. Mira, mira".

Sobresale Alberto, el pintor y perlitero que se llevó bien merecido el corazón de Leica -"Ella y yo somos amigos, compartimos el bocadillo, ¿verdad chica?", me anunció un día, uno de los pocos en los que coincidimos: "Trabajas demasiado, ¿así como te vas a poner buena?". Sobresale Jaume, tan entregado en su faceta de chapuzas, que fue capaz de romper y hasta superar muros. Javi moviendo muebles: "Loca, que sepas que esto lo hago por lo pides con arte". Y, finalmente, Juanma y Darío, colaboradores milagrosos y especialistas en la ingeniería mobiliaria de IKEA. Este fin de semana salí de Mostar para volver a una casa. Y hoy, a pesar del volumen de la ropa pendiente de plancha, a pesar de cajas por abrir, del cemento por rascar, me siento en el sofá que queda, desde donde se puede ver el bosque, y doy las gracias.

Trabajo en equipo, que se llama. Generoso, desinteresado. Trabajo de pizza a domicilio, trabajo de comida china, de olla que llega de Sevilla para ser calentada. "Ya sabemos que en tu casa hay poco plan de almuerzo". Todo para enseñarme que no todo es dolor de cuello, dolor de hígado o de espalda, que hay alivios humanos, ramas verdes, fuertes como brazos, en un bosque que tiene que ver conmigo, con los afectos voluntarios, que una se gana a pesar de ser tan petarda.

Antonio dice que hay una teoría sobre el trabajo colectivo que se basa en las pautas de conducta del pato mandarín. Uno dirige, los otros le animan. Luego se cambian, uno es líder, luego descansa. Desgraciadamente, no he podido encontrar ninguna referencia a la teoría aunque, referenciada o no, la cito porque me encanta eso de imaginarnos a todos como una bandada. Al fin y al cabo si es de patos lo de colaborar en el proyecto, muchos patos llenan mi vida, mi bosque doméstico, estas semanas.

Es una suerte que hoy me siente delante del ordenador y sea capaz de verlo. Al fin y al cabo, obras de por medio o no, podría relamerme las heridas, entregarme a las grietas de los zócalos y seguir mirándolo todo a través de otros bosques que no son míos. Perderme, al fin y la cabo, el espectáculo de afectos que sucede cuando observo a través de los plásticos.

Lo dicho, muchas gracias.

sábado, 16 de octubre de 2010

Junto a los poetas de EC3

La Estrella Invitada más invitada que nunca en la galaxia Creativa de EC3. Charla entre gente de muy lejos, de muy cerca, en En-Palabras, con los poetas Farouk Ait Nasser, Juan Emilio Ríos Vera, Javier Cádiz, Nuria Ruiz, Antonio Lucena, Leonor Villaseñor, Gaspar Lloret, Julia Jiménez, Alfredo Trujillo y Asunción Sotomayor.

Lo mejor, un momento mágico, ritual, de voces acompasadas e idiomas diversos. Todo para recordar que la poesía, más allá de prejuicios, tiene algo que ver con la oración.

¿O era la oración la que tiene algo de poesía?

miércoles, 13 de octubre de 2010

Soluciones

Anabel: "¿Sabes que mi amiga Marta va a clases de crecimiento personal? Ni psicólogo ni nada, está encantada con sus conversaciones con el Universo........."

[las cursivas prolongadas son de ella]

Ideologías posmodernas

Al final, miles de voces unidas, son capaces de cambiar las cosas...

Mmmmm.... Flipo con las grandes gestas colectivas de mi tiempo... Y, lo reconozco, tienen razón. Mucho mejor como estaba ;)

sábado, 9 de octubre de 2010

Y no seas...

Q dice a veces que piensa en eso tener una niña. "Lo pienso y no lo pienso. En en el fondo, estoy bien como estoy. Uno, y es un chico". Me dice un día. "Creo que para haber tenido un sólo hijo, es una suerte que haya sido un varón". Levanto los ojos como platos. Estamos en la cafetería del Corte Inglés -hemos llegado a punto de que la hora del menú se acabe pero el camarero es amable, consulta si puede servirlo, "aún estáis a tiempo"-. Casi ha empezado el verano y le meto un sorbo a mi bitter kas. Es lo que pido cuando no sé qué tomar. "¿Has visto? Han cambiado el diseño de la botella".

"¿Pero qué estás diciendo?". Reacciono y me dejo caer en el sillón acolchado esperando rebatir ese argumento incoherente que me suena al control de natalidad chino. Detrás de Q se ve, desierto, un trozo inmóvil de Cortilandia. En mi ciudad, una especie de equipamiento estable e inerte, un parque de atracciones fantasma que nunca tuvo demasiado uso, que no sé si alguna vez tuvo uso.

Q es una mujer independiente, de comentarios brillantes y una mirada de mieles iridiscentes. Estoy apoyada en el sillón acolchado, absorta, esperando su respuesta. "El mundo es más fácil para un varón. Estoy cansada de verlo: en trabajo, en la vida, en el colegio del niño, en la familia. Los hombres cooperan, se ayudan y, sobre todo, tienen una capacidad especial para evadirse de ciertas cosas y que no les dañen". Q agita la cabeza para retirarse el flequillo, su expresión es serena, es algo sobre lo que ha meditado mucho. "Nosotras, por defecto, nos pasamos el día analizando, esperando, sufriendo por lo propio y por lo ajeno. Vivimos en un mundo de hombres, intentando alcanzar algo que a ellos les viene dado, intentando ser mejores para merecérnoslo. Y en ese camino, nos llueven los golpes: de ellos, de la sociedad, entre nosotras mismas. Sé que parece el tópico de siempre, pero es lo que es".

El camarero ha traído los menús y seguimos dándole vueltas. "Tu comentario es más que políticamente incorrecto. Ten cuidado dónde lo haces...", le contesto. Q deja caer los ojos como suele hacerlo siempre que va a dar una opinión, analítica y certera, sobre cualquier cosa. "Sí, es cierto, suena horrible. Ojalá pudiera decirte otra cosa, pero es como lo siento. Sólo tengo un hijo y creo que es una suerte para él ser un chico. Nadie quiere ver sufrir a lo que más quiere y las chicas... las chicas sufrimos constantemente".

Me paso el verano dándole vueltas al tema. Me viene a la mente a menudo la imagen de Q, elegante con su vestido estampado, superpuesta sobre la cigüeña lejana de Cortilandia. Relaciono los conceptos, doy la vuelta a los grandes mensajes de nuestras madres, a las grandes exigencias de nuestro tiempo. Miro a mi alrededor las historias de mujeres más o menos amadas, más o menos detestadas, raramente ignoradas. Porque las mujeres, para nuestra desgracia, raramente pasamos por alto algo, alguien. Estudio sus pasiones y sus intrigas, su capacidad de afrontamiento. Miro las listas del paro, leo libros, diarios y suplementos. Escucho sobre la silla de madera del bar del barrio la historia de otra amiga, me escucho contar la mía por teléfono.

"Pienso mucho en aquello que me dijiste?". "¿Síiii?". Q se ríe con cierta timidez. Es otoño, tomamos una cerveza. El tema se abre a los selectos asistentes en una terraza del centro. Cuatro mujeres y un hombre. "¿Pero qué estás diciendo? -interrumpe él- No creo que sea tan grave como lo planteas... Las tías siempre estáis con lo mismo". Yo le miro a los ojos y él abre mucho los suyos, muy azules y absortos. Es un hombre especial, con una capacidad única para ver y sentir cosas que a menudo nadie se plantea. Finalmente, después de dimes y diretes, de lugares comunes en torno al victimismo femenino, ciertos argumentos hacen caer las barreras. "Bueno, sí... Es cierto, en eso las mujeres sois la leche".

Ese día no duermo en casa, charlo con un amigo hasta muy tarde y sigo pensando en esa idea. En tener la capacidad o no de pasar por encima de las cosas, en la condena genética de la empatía, en la condena social del perfeccionismo... En la exigencia de ser mejores, más bellas y más buenas, más platónicas para, entonces, que alguien pueda aplastarte en Operación Preventiva porque se te presupone una arpía. Y no parezcas débil, y no llames la atención, y no digas lo que piensas, y no le des tanta importancia, y no te importe lo que piensen, y no seas dependiente, y no te fíes de nadie, y no te preocupes por nadie...

Y no seas mujer, al fin al y cabo. O, al menos, no lo seas como te enseñaron.




La foto: Gata Flora, de Catalina Bartolome.

jueves, 7 de octubre de 2010

Maneras de salvarse

El otro día, la respuesta estaba refugiada en el taller. Hoy, todo se entiende en casa de Asun y Marcelo...



"El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquél que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es arriesgada y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio".



ITALO CALVINO (1923 - 1985)
Las ciudades invisibles


* El dibujo es de Jordi Labanda, que Anabelita amenaza por denunciarme por no respetar los derechos de autor...

lunes, 27 de septiembre de 2010

Terapias

Cuando los momentos más placenteros de la semana se suceden de 16 a 17 horas sobre una camilla que te aplasta media cara, la frase más bonita del día puede llegar a ser:
-Quédate quietecita, que te voy a meter bien los dedos por los occipitales.

Mmmmmm...

jueves, 23 de septiembre de 2010

Le debe ir en el nombre...

Anda... como la mía ;)

La buena noticia del día, del mes, del año...

Hall de una administración pública, la ordenanza se acerca a consolar a la pupas de la temporada...

-Pero, ¿porqué lloras? ¿Ha pasado algo??
-No, sniff... Es que estoy muy contenta... Una de mis mejores amigas va a tener un bebé...
-Ah... ¿Y estáis muy unidas?
-Sí, sí... sniff, sniff...
-Ya... como hermanas...
-Bueno, en realidad nos vemos muy poco, vaya, no nos vemos casi nunca. Pero, no sé, sniff... es muy muy importante para mí y la quiero mucho.
-Ah... [mohín de extrañeza antes de la retirada]

Así he recibido esta mañana la mejor noticia del año.

Felicidades chicos.
Os quiero mucho: a los dos y medio.

Invitada en la galaxia de los libros II



También estuvimos de prospección galáctica por el escaparate de Quorum. Sí, lo he colgado a destiempo... Sí, lo reconozco, me he pasado unas semanas "bajita"...

Regalos a destiempo

Hoy el menú izquierdo (o es derecho??) del gmail me ha hecho un regalo. Ha aparecido MR, desde tan lejos, aunque tan cerca. Gmail me trae un regalo y comparto letras, palabras completas e incompletas porque faltan de ese abrazo nervioso y apretado que siempre suele darme agitando la cabeza. Ese abrazo que las letras no pueden darme aunque casi consigan que lo sienta.

Desde muy lejos, MR cruza sus sueños, camina paso a paso, sorteando esquinas vacías llenas de cosas que no le interesan. Anda con el alma en un puño desde que se sentó a oír su corazón -si es que alguna vez no lo oyó, si es que alguna vez dejamos de oírlo el resto- y apostó todo por un sueño. Ése al que todos renunciamos a costa de cobardías.

Hablamos de colaboraciones malpagadas y gratuitas, de VISAS de las buenas y de las malas, de blogs recién nacidos. Hablamos de decepciones y de libros que viajarán en el próximo envío, desde Sevilla a Jerusalén. Estrellas invitadas que, ahora que caigo, viajarán sin dedicatoria, faltas de letras manuscritas que habrá que escribir a destiempo. Pero, ¿no ocurren a destiempo la mayoría de las cosas bonitas? Los chats de gmail, el mensaje de aquella amiga, el amor que, de repente y aunque ya sea demasiado tarde, un día ya no vacila...

Le escribo a MR desde la cama, con mi mantita eléctrica en el cuello y el valum 10 mg en la barriga. Intercambiamos claves, no hace falta mucho, ya hace tiempo que somos esa cosa tan rara que se conoce como amigas. Yo me lamento un poco, ella, por fin, después de meses de papeles y luchas periodísticas, da buenas noticias.

-Mándame fotos, no te olvides.
-Tú cuídate, pero no cambies.

Después de tantos años, media hora de chat puede resumirse en un par de frases. En el aire, queda un grupo de palabras -una clave íntima y compartida-:

"Pase lo que pase, que no te manchen".

lunes, 13 de septiembre de 2010

Melodia de la semana, del mes, del año...


Muchos domingos, muchos lunes de madrugada, muchas tardes de aeropuerto recuerdo a Mara con las gafas de poeta terminando un verso, en mitad de un ejercicio de palabras: "... todavía no he aprendido a resolver las despedidas". La frase era ésta o se le parecía. Tengo que preguntarle, le hará gracia: "¿De verdad que para ti ha sido tan importante? Resolver las despedidas como quien se enfrenta a una fórmula matemática, como quien aplica un método y se pierde, porque nunca ha sabido leer bien los libros de instrucciones.

Luego un día, un poeta te enchufa en el spotify esta canción y descubres que las casas, como las pieles, como las lágrimas, tampoco son buenas para el álgebra de las soledades, que también ellas se pierden en los decimales del silencio y en las ecuaciones de las esquinas vacías.

Mi casa se queja, te echa de menos...



Mi casa está enferma no sé que le pasa.
Las luces se encienden.
No puedo apagarlas.
Las puertas chirrían
Y crujen los muebles.
Los grifos gotean
Y el suelo se mueve.

Mi casa no sabe que aún nos queremos.
Mi casa se queja, te echa de menos.
Si no estás en casa se escucha un lamento.
Mi casa se queja no aguanta el silencio.

No puedo orientarme
Si no estás en casa.
No encuentro la cama,
no encuentro nada.
Mi casa está fría,
mi casa está helada,
desde que te has ido,
no sé que le pasa.

Mi casa no sabe que aún nos queremos.
Mi casa se queja, te echa de menos.
Si no estás en casa se escucha un lamento.
Mi casa se queja, no aguanta el silencio.


Marc Parrot

jueves, 17 de junio de 2010

Melodía de la semana

Bueno, como en todo...




From the ice-age to the dole-age
There is but one concern
I have just discovered :

Some girls are bigger than others
Some girls are bigger than others
Some girl's mothers are bigger than
Other girl's mothers

Some girls are bigger than others
Some girls are bigger than others
Some girl's mothers are bigger than
Other girl's mothers

As Anthony said to Cleopatra
As he opened a crate of ale :

Oh, I say :
Some girls are bigger than others
Some girls are bigger than others
Some girl's mothers are bigger than
Other girl's mothers

Some girls are bigger than others
Some girls are bigger than others
Some girl's mothers are bigger than
Other girl's mothers

Send me the pillow ...
The one that you dream on ...
Send me the pillow ...
The one that you dream on ...
And I'll send you mine

miércoles, 9 de junio de 2010

Maravilloso comentario de una tal Marta en una noticia de El País

453 Marta - 09-06-2010 - 21:01:32h

Para Axel (368), ¿y tú crees que muchos de los que escriben comentarios aquí conocen a Susan George, Noam Chomsky y compañia? Para nada, se limitan a decir que si Zapatero es un inútil, que fuera políticos (desde luego los de España no se merecen gran cosa), que si los funcionarios a la calle, que si mejor privatizar todo, etc, etc. Lo peor de todo es que desde los mismos trabajadores, desde la misma clase media y baja (porque sí, sigue habiendo clases) se está alentando todo esto, están pidiendo a gritos acabar con el Estado de Bienestar, y claro, el FMI, los neocon, los especuladores se parten de risa, porque ya que se lo piden, pues claro, habrá que concedérselo.

lunes, 7 de junio de 2010

Invitada en la galaxia de los libros

La estrella novata:¿Te importa si hago una fotillo al escaparate? Es que me hace mucha ilu...
El librero: Sin problemas mujer.


'La estrella invitada', en el escaparate de Manuel de Falla.

Astros cómplices

Que una se encuentra tarde -con el despiste-, y a los que no piensa renunciar ni una mijita.
Muchas gracias!

martes, 1 de junio de 2010

miércoles, 26 de mayo de 2010

Frases célebres

Juanma: "He tardado años en darme cuenta de que en este mundo en el que vivimos la gente confunde la educación con debilidad".

lunes, 17 de mayo de 2010

Encarguitos píos

-Bueno, tú acuérdate de rezar porque salga todo bien.
-Que sí, que no paro... Que tengo a la virgen reventadita. Vamos, que voy a llegar a la aldea y me va a volver la cara.


Fátima, a falta de una fe propia en la que depositar sus peticiones, ruega encarecidamente a su mejor amigo que vele por todas sus cosas en su camino rociero.

jueves, 13 de mayo de 2010

Agradecida melodía de la semana o concesión sentimental

Bueno chicos, ya sabéis que soy ñoña y como hoy es mi onomástica que siempre me pone más tonta todavía, y como hoy me ha dicho PS que me empape de todo lo que siento estos días porque todo esto es -¿cómo ha dicho?- gasolina que nos ayuda a seguir adelante, me permito una cesión más a la patoseria sentimental y de paso os doy las gracias por estar ahí el lunes, por hacerme sentir menos invitada que de costumbre, por llenar mi galaxia y hacerme saber que, de alguna manera, mis palabras se van a colar un poco en vuestras vidas igual que todas vuestras historias se cuelan en la mía.
Bueno, permitidme que en un derroche de cursilería os llame pajaritos... jeje
Muchos besos y muchas estrellas.

Que ganas tenía que llegara el mes de los caracoles...



-¿Qué tal van esos caracoles? ¿Van a querer algo más las señoritas?
-¡Súper ricos! Nena, ¿tú tienes más hambre? Yo sí. ¿Qué más tienes?
-A ver que piense... Caracoles... Mmmmmm... Caracoles... Caracoles, vamos.
-¿Y ná más?
-¿Qué más quiereeee?

Pues eso, ¿Qué más queremos?


El día que AnaM conoció La Palma del Hondillo, en la esquina de Ruiz de Bustamante con Marqués de Cádiz.

martes, 11 de mayo de 2010

viernes, 7 de mayo de 2010

Nos vemos, ¿no?


Presentación el lunes 10 a las 20.30 horas en la Feria del Libro.
Baluarte de la Candelaria. Cádiz.

Melodía de la semana

Isabel dice que son mecanismos de defensa mentales. Lo dice ella que es, como diría MC, psicóloga titulada del CCC. “Un poco como todos”, se justifica. Cada maestrillo, afortunadamente, tiene su librillo y hay títulos que han dado origen a verdaderos fenómenos editoriales sobre yotequierotunoami¿yahoraqué? y el eterno resistiréparaseguirviviendo del que tanto se ha lucrado la industria pseudo científica de la autoayuda, el tarot y los horóscopos. “Cielo, ¿cómo querías que funcionara si él es claramente un escorpio alineado con sagitario en la casa quinta del cuarto arcano y tú eres un clarísimo ejemplo de piscis en la casa de mercurio y tienes una eterna disposición planetaria a meterte en mierda”. Y así las cosas, entre tiradas de cartas, manuales de supervivencia y brindis al sol -“chico, apoya, apoya, que el que no apoya…”, como si la magia gestual tuviera algo que ver con esto- sobrevivimos como podemos entre la teoría y la práctica. La gente no cambia, pero se enmienda MENTIRA. Algún día se dará cuenta de lo que yo valía MENTIRA. En realidad, es que ella no sabe aún lo mucho que me quiere MENTIRA. Etc. Así, mintiéndonos y mintiéndoles vamos viviendo a duras penas las afrontas que nos van llegando. “A veces me tomo un lexatín, pero no es grave, porque aún no dependo”. Todo ello, sin pensar que tal vez hay mecanismos a los que podemos darle la vuelta.

Isabel dice que es una suerte ser capaz de pasar del cero a cien y corregir el enfoque. Ahora abro el obturador, ahora lo cierro. Elijo qué parte de la imagen quiero que sea la protagonista. Y, la verdad, reconozco que ya que a una le ha tocado tener el corazón siempre en un vilo ser capaz de este tipo de piruetas es lo mínimo que podía tocar en el reparto, lo mínimo. Yotequierotunoamípuesyotampoco. Ahorasigoestandoperoyanometienes. Y le encantaría que ese instinto asesino del cuchillo carnicero pudiera prestarse a voluntad. “Toma, reina, cuando acabes, me lo devuelves limpio”. Y conseguir que otros puedan matar fantasmas o al menos inmovilizarlos.

A menudo me olvido de lo maravilloso que es este disco capaz de explicar como pocos todas y cada una de las fases del amor. La del asesinato, velatorio y duelo, incluida. A ver si con música, que no con sangre (o tal vez con un poquillo), la letra entra….

miércoles, 5 de mayo de 2010

Aquel artículo del que te hablé o Compartir preocupaciones con una amiga

Pasto de publicistas, objetos de lástima o vividores incansables. Cualquiera sabe. Mi amiga Ana me hace llegar reflexiones en días de sol y frío y una no puede evitar pensar que, en el fondo, cada vez tenemos más miedo. Y se acuerda de Teresa, de Tomás, de Sabina y de la madre, bueno, el padre que los parió. Y del camión, claro, cómo olvidarse del camión... Bueno, al final, se ve que en esto del inmovilismo, no hemos inventado nada.

martes, 4 de mayo de 2010

Astros e invitaciones


Estrella fugaz


Estrella de Belén


Estrella de Belén BIS


Estrella helada


Estrella de Hollywood


Estrella de mar


Estrella de varias puntas


Estrella a secas

Y...


Presentación el lunes 10 a las 20.30 en la Feria del Libro de Cádiz.
Baluarte de la Candelaria.

Como la estrella, estáis todos invitados.
bss

Hasta el cuarenta de mayo...

viernes, 23 de abril de 2010

Ellas nunca parecen vencidas



El principito fue a ver nuevamente a las rosas:

- Ustedes no son de ningún modo parecidas a mi rosa, ustedes no son nada aún – les dijo. – Nadie las ha domesticado y ustedes no han domesticado a nadie. Ustedes son como era mi zorro. No era más que un zorro parecido a cien mil otros. Pero me hice amigo de él, y ahora es único en el mundo.

Y las rosas estaban muy incómodas.

- Ustedes son bellas, pero están vacías – agregó. – No se puede morir por ustedes. Seguramente, cualquiera que pase creería que mi rosa se les parece. Pero ella sola es más importante que todas ustedes, porque es ella a quien he regado. Porque es ella a quien abrigué bajo el globo. Porque es ella a quien protegí con la pantalla. Porque es ella la rosa cuyas orugas maté (salvo las dos o tres para las mariposas). Porque es ella a quien escuché quejarse, o alabarse, o incluso a veces callarse. Porque que es mi rosa.


El Principito
Antoine de Saint-Exupéry

Feliz San Jordi...

Melodía de la semana



A veces nada más sencillo como la repetición para que una melodía te acompañe durante días. Y seas capaz de cerrar los ojos y entregarte a ella, aunque estés agotada por dentro y por fuera, aunque estés rodeada de una tropa de vecinos que te miran de reojo preguntándose qué día fue que diste el estirón. Melodías perfectas que te enseñan que, más allá de todo lo que parece insoportable, sabes que te has levantado cien, mil veces, y que no hay nudos en la garganta, el vientre y el corazón que no sucumban, al menos unos segundos, cuando, a pesar de la luz fluorescente, del calor y de la alarma del colegio, ciertas notas se adhieren en una melodía única. No lo he encontrado interpretado por un quinteto de viento, pero así puede valer...

miércoles, 21 de abril de 2010

Declaraciones

Reírse por no llorar...

Tarde de poemas

El peso del mundo
Más allá de los desastres y de las obras maestras,
de asesinos famosos y bodas reales,
hay un rastro de gestos que el mundo ya ha perdido:
la mujer del cántaro, el escriba sin nombre,
el torpe beso que hubo en la estación de trenes,
los ojos del labriego que pierde la cosecha,
el olor a brea de un puerto tenebroso,
la humilde tienda verde que abría los domingos,
las huellas en la playa audaz de algún verano
o la sombra de unos padres que aún viven en mi infancia.

Perdurarán los discursos escritos en papel moneda,
pero nadie anotará nunca sobre los libros mayores
la fecha del anillo de una novia sin dicha
o la duda que temblaba entre los labios de un hombre
a punto de morir con más pena que gloria.

No levantarán arcos del triunfo en los suburbios obreros
ni crecerán pirámides sobre el balcón de los geranios.
y los alegres escolares no recitarán a coro
el número de veces que nos hemos embriagado.
No habrá ninguna calle que lleve nuestros nombres
porque nosotros sabemos en cual de todas ellas
seguimos estando a punto de ser casi felices.

El peso del mundo es tu cuerpo temblando en mis costumbres.


Las grandes superficies
Juan José Téllez, 2010

lunes, 19 de abril de 2010

La experiencia...

Respuestas de Quim Monzó en un chat de El País.

Quim, perdona por esta pregunta egoísta. He acabado mi primera novela, voy por la segunda. ¿Tienes algún consejo para lograr que la publiquen? Un abrazo.
Cuando yo era joven la única forma de conseguir publicar era ganar un premio. Ahora lo de los premios es más complicado porque o son muy poco importantes o ya está todo previamente pactado. Y, además, se publica tanto y tanto... la cosa está jodida, realmente. Yo no quiero que te deprimas pero o consigues que un editor se lea tu novela (cosa ya difícil) y se enamore de ella o... Aunque hay otra solución: hazte presentador de televisión y enseguida te publicarán lo que escribas.

¿Se puede vivir de escribir?
Sí, si eres de buena familia no hará falta que te esfuerces mucho. Con que escribas un libro cada siete u ocho años será suficiente. Si por el contrario eres de familia trabajadora, pues quizá tendrás que compensarlo dando clases de literatura en una universidad.

Frases mágicas

-Esto es imposible.
-Sólo si crees que lo es.

viernes, 16 de abril de 2010

Castigos ejemplares

Gracias al genio e ingenio de un maestro, últimamente sería más mediático comparar ciertas tribulaciones con el cuento de Alicia, al fin al cabo, y aunque esta tarde ya algunos conozcan el grito de guerra de la Bonham Carter como la Reina de Corazones, a nadie se nos olvida aquella obesa con cara de malas pulgas y acentillo mejicano “Que le corten la cabessa” en la versión universal del texto hecha clásico de la mano también de Disney en 1951. Y sí, podría también buscarle las cosquillas a ese puntito –puntazo, naranjazo- del Carroll con el rollito infantil y la criminalización del crecimiento y el consiguiente rechazo a la madurez. ¿O es que siguió adorando a Alicia cuando a esta le creció el cerebro, se hizo mujer y siguió su vida? Qui le sais… Todos, alguna vez, recibimos una reprimenda de nuestros mayores, nuestros primeros jefes, nuestros primeros mentores, cuando –sin venir a cuento- nos apartamos de su mano, cuestionamos sus decisiones y –oh, malditos- les llevamos la contraria.
Sin embargo, todas las imaginaciones infantiles aparte, a mi amigo Fernando VII le mola más comparar ciertas situaciones de la vida con intrigas palaciegas de corte medieval. Es lo que tiene tener sangre azul y porte real, que uno termina asemejando los contextos circundantes y disfrutando –entre vicioso y resignado- con las últimas producciones sobre intrigas de la corte. Será por eso que uno nunca debe tomarle demasiado cariño a su cabeza. “Cariño, al final todos somos un poco Ana Bolena: primero amados, luego odiados y, finalmente, decapitados”.


La foto, nada que ver con ninguna de las películas. Es la imagen de un juego de PC llamado American Mcgee Alice pero su airecito redentor con el cuchillo en la mano me parece taaaan esperanzador...

miércoles, 14 de abril de 2010

Divinitas, divinitatis... Va a ser que no

Después de 17 años Fátima vuelve a la consulta de su ortodoncista y es recibida por la higienista dental.

-Caray, seguís todos... Nada, es que me ha saltado la retención inferior y, claro, me está molestando...
-A ver, abre la boca.
-Ahhh...
-Caramba. Tienes TODOS los dientes de abajo torcidos.
-¿Torcidos? Si yo me los veo bien...
-¿Cómo puedes vértelos bien? si no hay ni uno derecho... Mírate.
-Hombre con este espejo de gran aumento, sí que se ve algo...
-Vamos, como para negarlo, claramente TORCIDOS.
-Ya...
Fátima se va haciendo pequeña sobre el sillón retráctil del dentista...
-¿Y qué hago?
-Hombre, deberías ponerte de nuevo los braques. Serían como tres meses...
-Vaya, era algo que no me había planteado. ¿Tan mal están? Pero, yo pensaba que abajo estaban mejor...
-Hombre, es que no había mirado arriba. Se te han desalineado un MILÍMETRO las paletas. Lo mismo, en tres meses te quedaría perfecto...
-En tres meses perfecto...
-Hombre, es que ahora mismo... No están RECTOS.
-No están rectos... Ya, bueno, me lo tengo que pensar...
Mientras me mareo en imágenes de mi misma en el Palmar, en la Jaima, en el Paseo, en las fotos de NY con mis dientes disfrazados, el ortodoncista jefe hace acto de presencia. Decide que pasarán un presupuesto pero que puede asegurar que después de una década, un lustro y dos años, es poco probable que mis dientes se muevan más.
-Puede que la cosa no vaya a PEOR- añade la higienista.
-De todas formas llévate el presupuesto y decides...
-Sí, ya, bueno, es que ahora, no podría permitírmelo.. Tengo que pensarlo.
Salgo de la clínica confusa, con la boca sabiéndome a bicarbonato, un presupuesto de 800 euros (parto de la base de que una mujer de 30 años que estime su vida social no puede permitirse unos braques metálicos y eso sube el presupuesto) y la desagradable sensación de que la amable señorita me ha comparado con una piraña.
Afortunadamente, todos los ascensores que tomo tienen espejo, el coche de Lolo tiene espejo, el gimnasio tiene espejo, mi casa tiene espejos... y ninguno es de aumento.

Frases célebres

El cambiadito: "Mira, Fátima, yo ya estoy para que me regalen la oreja y me traigan algo de D&G".

martes, 13 de abril de 2010

El verbo y el bizcocho

-No, estás confundiéndote. Estás hablando de querer y querer es aquí y ahora- dice él mientras hunde la cuchara en el bizcocho caliente. El camarero, que ya ha escuchado un rato la extraña conversación de la pareja, los mira de reojo. Los ha visto reencontrar la complicidad perdida, compartir confidencias, noticias amargas y dudas. Los ha visto entenderse con el misterioso código de los amigos, poner al día meses de revelaciones en hora y media de comida.
-¿Te has fijado alguna vez en el verbo? -le insiste- Querer. Implica tomar, desear, un posicionamiento activo. No es algo sentido, es algo vivido, lo quiero, lo tomo, lo agarro, lo hago mío. No tengo dudas, y si las tengo, lo quiero por encima de esas dudas.
-Ya.
-A veces pienso mucho en estas cosas cosas, hablamos de querer y no medimos la fuerza de ese verbo, no calibramos el concepto y, claro, nos equivocamos. Puedes tener afecto a alguien, puedes amar a alguien, desearle, incluso, pero quererlo... Querer implica acción, voluntad, apropiarse de algo. "Lo quiero". "Te quiero". Por favor, deja de mirarme con esa cara...
-¿Qué cara?
-Esa cara, me miras como si pensaras que soy un flipado.
-Qué va... Supongo que me estás mostrando algo en lo que nunca había pensado...
-Bueno, no sé... Es cuestión de coherencia... "El me quiere". Nadie quiere algo por lo que no lucha... De todas formas, no hay que ponerse triste cielo, querer no es siempre un verbo positivo. A mí no es que me guste demasiado.
-¿Por qué?
-Porque implica posesión, egoísmo...
-Ya...
Acaban de entregar la carta de postres y la pareja debate si compartir dos platos o pedir uno para cada uno.
-¿Te importa si te hago una pregunta?
-No, dime.
-Tú... ¿Quieres?
Él permanece unos segundos en silencio. Ella se arrepiente de ponerle contra las cuerdas. Después del almuerzo confuso, de su paciencia, de la suya, de saberle confuso, preocupado, lleno de dudas.
-Sí.
-¿Cómo lo sabes?
-Supongo que es el verbo que lo explica todo y que hace que no me rinda.

domingo, 11 de abril de 2010

Melodía de la semana

Cuelgo esto a riesgo de que mi amiga Anabel me rechiste porque le cuesta horrores enterarse de las letras... Pero es que este corazón de goma, tan maltratadillo el pobre, me recuerda muuucho al laberíntico órgano que Raúl me ha prestado. Todo sea por dar forma a mi candorosa forma de tratar las pasiones. Eso sí, estos chicos manejan soluciones increíblemente más prácticas...



Y además es imposible

Dí la verdad
Lo que necesito que me des no me lo vas a dar
Dimelo ya
Para qué voy a esperar a lo que nunca va a llegar

Mi alma solo para tí
Es lo que tu sueles decir
¿Porque entonces me siento solo cuando estas aquí?

Dime de quien es el trozo de tu corazón que no puedo tener
Dime porqué por más que lo estuve intentando nunca lo encontré

Lo tengo escondido en el mar
Para que no puedas llegar
Para que te ahogues cansado de tanto nadar

No voy a ir
Lo que tu me pides nadie se lo puede permitir

No voy a ir
Me voy a quedar en casa acordándome de ti

Si tú no te quieres venir
Pues mucho peor para ti
Seguro que alguien entrega su vida por mí

Si tu no me quieres tampoco te quiero yo a tí

Los Planetas

viernes, 9 de abril de 2010

Regalo providencial

El día en que un amigo me trajo el regalo atrasado de mi cumple. Una británica botella de ginebra con bombín.
-¿Te gusta?
-Mucho.
-Desde hace un tiempo sólo regalo cosas perecederas.
-Ah...
-Sí, porque me he dado cuenta de que estamos rodeados de demasiados objetos que no valen para nada, sólo para que estemos cada vez más atrapados. Y, la verdad, me parece una gran responsabilidad regalar algo que se una a ese catálogo de acumulaciones inservibles.
- Oh... No sabes cuánto te lo agradezco.

jueves, 8 de abril de 2010

Melodía de la semana


El Muro EN DIRECTO

Los Guachis | Vídeos musicales MySpace

No sabía si colgar el impagable vídeo musical o este concierto. La calidad del sonido y el frescor del escenario-donde pueden apreciarse con todo lujo de detalles sus magníficos pijamas- me han hecho decantarme por el segundo.

Supongo que hay días en los que un amigo providencial sabe qué mandarte exactamente para se te quiten las tonterías de la cabeza.

Quillo, niño, education...

Por cierto, lo del atuendo me ha recordado a otro grupo.

lunes, 5 de abril de 2010

Lo real y lo imaginario

"Ahora entiendo porqué el soldado se fue al final. Bastaba una noche para que fuera suya pero la princesa hubiera podido no mantener su promesa..."

Esperando a la cuarta...



Aprovecho y me madmenizo. Por supuesto, soy la de rojo. ¿No creéis que Don Draper me mira con ojillos?

Paridas aparte, acabo de flipar con las Mad Men Barbie Dolls. Draper viene con gabardina y cartera, Betty trae el rouge y Joan un moño espectacular!! Lo reconozco... no tengo arreglo.

La sublimación del bricolaje o Culturetas que se atreven con todo

Fátima, la que firma, y su amigo el gestor cultural, una tarde-noche cualquiera mientras comparten una Leffe en el bar de la esquina -resucitado desde los tiempos del trópico en antro americano pero siempre fiel a la bachata, el merengue y Andy & Lucas (aunque impagablemente generoso con su barra libre de cacahuetes)-.


-A ver, en realidad se cayeron tres azulejos, pero se supone que él lo iba a arreglar así que tiró el resto y ahora la columna está casi pelada...
-Bueno, mujer, eso se hace en nada!!! ¿Te quedan azulejos?
-Un montón...
-Pues nada mujer... Yo mismo los pego con una cosa que venden para pegar azulejos.
-Pero el tamaño del azulejo nos es justo... Habrá que pillar una rotaflex...
-Mmmmm... entonces es más difícil...
-Yo creo que vale dándole una capa de yeso y pintándolo de algún color vistoso.
-Bueno, puede ser... ¿Pero no se te estaban cayendo también el resto?
-Sí...
-Mira, no te preocupes. A ver si me paso un día de estos y te hago una auditoria.

La cursiva, de nuevo, nos es circunstancial. La ilustración de aquí.

martes, 30 de marzo de 2010

Publicidad, crisis y misticismo

Desatascos Vega S. L. 365 días. 24 h. Y el rostro de Jesucristo -con carita de morir o de estar recientemente resucitado- en el medio del papel satinado difuminándose a negro. Una abre el buzón y, entre propagandas del DIA, cartas de ONO y ofertas de la carnicería del LIDL espera encontrarse cualquier cosas menos con una revelación mística en pleno proceso de introspección catártica. Nuevo sistema de desatascos ecológico, sistema patentado, sin realizar obras y sin usar ácidos, ni productos químicos. En un plis, como quién dice... Desatasca todo tipo de problemas y, lo pone claramente en el folleto, sin usar la farmacología. Bendita patada al lexatín y sus variedades. Una carita pía, con perilla y ojos claros, te mira entre el fajo de pasquines multicolores y sólo faltan un par de violines, o de guitarras, que es más parroquial, para alcanzar el clímax. Una abre el buzón para cumplir rituales y agradece mucho que el Señor, en forma de delicada propaganda de fontanería, quiera comunicarse con ella.

Corta raíces. Elimina bloques. Acaba con la sedimentación.
Definitivamente el tal Vega debe ser chamán o santero, me digo. Si no, no lo tendría tan claro, ¿qué no? Además trabaja para toda la provincia. Después de llamarlo yo, si me quedo satisfecha, a lo mejor hasta se lo paso a algún colega.
-Buenas tardes, ¿Desatascos Vega?
-Sí, ¿qué desea?
-Mire le llamaba porque necesito urgentemente ese producto del que me hablan en el folleto de Jesucristo. Tengo treinta años, un millón de expectativas, un reloj que no se para, una casa heredada, millones de miedos, trillones de dudas, un amor ausente, tres amigos también perdidos, una perrita canija, miedo a asumir riesgos, pánico a los malos, varias fobias de baratillo, recuerdos que reconfortan y recuerdos que me atrapan, un caja con mi colección de gomas de borrar, cientos de fotografías y un nudo enorme en la barriga. Me interesa sobre todo el tema de cortar las raíces...
CLAC
-¿Oiga????

lunes, 29 de marzo de 2010

Melodía de la semana

Afortunadamente para ellos, los objetos carecen de memoria sentimental. A excepción de ciertas libretas y cuadernos de viaje -cuyas posibilidades de reutilización son cuanto menos cuestionables-, las historias de las cosas mueren cuando mueren las personas que vivieron con ellas. Luego son trastos anónimos -viejos, curiosos, pintorescos- objetos de nadie que alguien mete en una bolsa un día camino del Punto Limpio. A veces alguien los resetea y les da una nueva vida por el bendito reciclaje. Nuevo domicilio, nuevos afectos. Otras veces los damos en adopción, "toma, como eres tú, te doy esto". A veces alguien se rodea de ellos porque sabe que, en un vals de nostalgias y apegos, le ayudan como un andamio a la memoria. Pero también a veces una se da cuenta de que demasiados relatos, demasiados recuerdos, no dejan sitio para nada y tiene que despedirse de ellos. Uno a uno, como puede.

Al final de tantas vidas, de tantas cosas grandes, pequeñas, eternas y efímeras, tranquiliza dejar espacio y mirar hacia delante, donde hay tantos regalos por llegar...



Epifánico silencio a la hora del amar
tus ensueños ya se hicieron a la mar
un extracto del perfume del dolor
tus muñecas boca arriba y hacia el sol.
Tus regalos deberían de llegar
los elefantes locos, el vestido, el ajuar.
Caminando en la neblina
que disipa el corazón
los milagros en tu cuerpo ya serán
las violetas de tu sangre vivirán
sobre un río enamorado y en su andar.
Tus regalos deberían de llegar
las velas, las vajillas y tu felicidad.
Y no sabes si detenerte o llover
y parada sobre el mundo a tus pies
tu sonrisa que nos hace temblar
tiembla el mundo que no entiende al final
ese beso de la vida,
la sutil melancolía
el momento cuando piras
los espacios donde miras
y las gotas de tu lluvia se irán.
Y otra vez en la secuencia
de los pétalos que caen
se descubren los misterios del azar
y las manos que se encuentran en la flor,
la bestial naturaleza del amor.
Tus regalos debrían de llegar
si todo se termina,
todo vuelve a empezar.
La mañana que se viene
es una vieja sensación
que refleja los espejos del tiempo
y la niña acurrucada en el rincón
es la chica contra la furia de Dios.
Tus regalos deberían de llegar
no es mucho lo que tengo para darte, mirá.
Y no sabes si detenerte o llover
y parada sobre el mundo a tus pies
tu sonrisa que nos hace temblar
tiembla el mundo
que no entiende al final
ese beso de la vida, la sutil melancolía
el momento cuando piras
los espacios donde miras
y las gotas de tu lluvia se irán
y tus regalos deberían de llegar
y las gotas de tu lluvia se irán.

Fito Páez

Crueldades vacacionales

-Bueno, dejamos el tema y lo seguimos hablando después de Semana Santa. Porque te irás por ahí, ¿verdad?
-No, me quedo.
-Ah... glups. Lo siento...

(conversación telefónica entre un artista y una gestora cultural esta fatídica mañana. Atención a la cursiva).

domingo, 14 de marzo de 2010

Melodía de la semana

...la evidencia en gotas cae
por mi jersey de Prada...



Nunca para ti es quizás
yo no me equivocaba
la desazón se va a llevar
en esta temporada
tal vez no debí dejar
que jugaras con mi falda
que difícil es guardar
la distancia adecuada

Esa señorita
que rima conmigo
que te ronda siempre alrededor
es tu favorita
te lleva consigo
y te gusta más que mi canción

Tu llave está en la recepción
ya es de madrugada
pongo la televisión
espero tu llamada
la evidencia en gotas cae
por mi jersey de Prada
la lección que ya aprendí
siempre es olvidada

Esa señorita
que rima conmigo
que te ronda siempre alrededor
es tu favorita
y puede contigo
y te gusta más que mi canción


La distancia adecuada

Cristina Rosenvinge

gracias chicos :)

jueves, 11 de marzo de 2010

Meteorología



-Yo me siento perdida.
-Y yo.
-Yo me siento desubicada.
-Y yo.
-Yo me siento como si viviera la vida de otra persona.
-Como si lo mirara todo desde fuera.
-Como una espectadora, ¿verdad?
-Mi psicólogo me dice que todo esto me pasa porque tengo que madurar.
-Pues tú tienes treinta, yo tengo los mismos síntomas y tengo cuarenta. ¿Tú sabes cómo se madura???
-¿Cómo?
-Tomando el sol.
-¿Ves? Si al final toda la culpa la tiene el tiempo...
-Sí, en toda la extensión de la palabra.




Dos neuróticas en Cádiz, después de varios meses de lluvias.

viernes, 5 de marzo de 2010

Diagnóstico horticultor

-Bueno cariño, todos tenemos un naranjazo en la cabeza...

-Sí ya, pero hay naranjas y mandarinas. Aunque creo que, en este caso, hablamos de una naranja especial...



Naranja especial:
Dícese en Cádiz de aquel fruto cítrico de gran tamaño proveniente de la singular mutación ocurrida en 1820 en un huerto de naranjas dulces de un monasterio de Brasil que causó que en la base del fruto se desarrollase una segunda naranja, pequeña y atrofiada con el aspecto de un ombligo. También conocida como naranja navel o naranja de ombligo.
[Wikipedia Dixit]