martes, 6 de marzo de 2007

En la consulta


Cádiz. 9.25 de la mañana. Sala de espera de un Centro de Salud. Un hombre y una mujer de mediana edad entablan conversación. Él: Qué vergüenza, todo funciona mal. ¿Para qué quejarse? Si este país está en manos de cualquiera. Ella: De los catalanes, en manos de los catalanes. Que no hablan ni español. Que la hija de una vecina mía se fue allí y sus hijos, medio analfabetos. ¿Y el País Vasco? Allí todo el mundo vive asustado como tienen a uno de la ETA en cada casa Él: Nos tienen dominados, ya no podemos ni poner una bandera de España Ella: Eso es porque el presidente es un indocumentado. A ver, ¿Quién sabe qué hacía antes? La culpa la tienen Pepino Blanco y Rubalcaba. ¿Y la ministra de Vivienda! Y la de Salud, que está chiflada ¿Cómo que nos quiere quitar las hamburguesas! Aunque estén hecha de carne buena Eso es porque es anoréxica Igual que la vicepresidenta que tiene, claramente, un perfil de anorexia. Y no repite un modelito ni un solo día Pausa para suspirar, resoplar y ajustar el trasero en la silla. Ella: La gente dice que si Franco pero la verdad es que cuando yo era joven no pasaban estas cosas. En mi casa no se hablaba nunca de política. Cuando me fui a trabajar sí que empecé a escuchar hablar de democracia pero, ¿antes? La mar de tranquilos que vivíamos Él: Hombre, tuvo que haber gente que pasara hambre pero es que en Europa todos estaban igual Después, mira la prosperidad que tuvimos. Espectacular. Ella: Imagina lo mal que nos hubiera ido con Stalin Él: Con la de cosas que hizo Franco Ella: Uy, que ahora esas cosas no se pueden decir...
-¿Fátima Vila? A consulta.
Como rescatada de otra dimensión, salgo de la sala algo mareada. «Vengo a por el tratamiento de la alergia. Y a por lexatin. Acabo de tener un claro caso de Shock de las Dos Españas».

Publicado en La Voz de Cádiz el 6 de marzo de 2007

1 comentario:

ivandelrio dijo...

muy bueno!!

que alivio, pensaba que yo era el unico harto de recibir e-mails peperos y federiquistas... y que estaba ocurriendo como en "la invasion de los ultracuerpos"... uffff!