viernes, 23 de septiembre de 2011

También hay


Es complicado y pica muchas veces. Pica, quiero decir, que escuece, que duele un poco, o mucho, para qué nos vamos a engañar. Es complicado pero, quizás por eso, el alivio es aún más agradable, más placentero. Es alivio que al principio es destello y luego paz instalada, en forma de maneras de ver la vida que una, por primera vez, intuye. Es dolor que antecede al bienestar, desamor que antecede al amor. Contrarios que son lo mismo. Blanco y negro. Cerca y lejos. Dentro y fuera. Dentro, muy dentro, donde estás tú solita, muy solita, y donde hay mucha oscuridad deseando que le acerques, por unos segundos, una bombilla, una linterna, una luciérnaga. Vaya, me encantan las luciérnagas…

Es complicado y pica mucha veces pero, alguna vez, también hay regalos. Paquetes que esperan en la casa del vecino. "Las hemos puesto en agua porque hace calor y pasas tan poco por casa..." 

Hay golpes de bambú en el centro mismo de tu ego, pero también hay flores... 

También hay flores :)


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Es muy bonito tu relato y sentido, claro, como todos los que escribes, supongo que te regalen un ramo de flores tiene un mensaje, las flores la utilizamos como mensajes, cada acto en sí es un mensaje, pero claro, regalar flores es un mensaje que todos pueden ver, ya que son tan elocuentes, perfumadas y adornan también en cualquier lugar de la casa que resaltan a primera vista, incluso la vecina te echa de menos entregandote las flores que cogio tan amablemente y colocandolas en su jarro con agua, con su comentario no hace falta nacer en londres y fumar pipa para darse cuenta del mensaje, las pistas están ahí sólo falta verlos.
Es un puro acto de amor cuidar las flores,las plantas, la tierra que tenemos, que habitamos en ella, y que no poseemos aunque pensemos lo contrario.
Regalar flores contiene un canal adicional de energía que empieza en un punto y termina en otro, de un pensamiento a un acto y así hasta llegar al otro punto no precisamente en linea recta y eso es lo bonito, que ellas recojan a su paso todo los mensajes posibles. El más claro es el que se despierta en ti con el regalo y lo que te provoca, todo los recuerdos y momentos salen como al descorchar una botella de cava, pluffff!!!! a borbotones.

Fátima Vila dijo...

Sí, regalar flores tiene mensaje. Y entre estas flores, mira por donde, había muchas por abrir.
Será por algo...

genialsiempre dijo...

Me gustan las cosas picantes, sean chistes o sean flores, pero que piquen como pica este precioso texto, digno de releerlo varias veces

Fátima Vila dijo...

:)