martes, 19 de febrero de 2008

Consuelo para idealistas

El ser humano es impertinentemente contradictorio. A una le frustra que no la lean, pero le inquieta lo contrario. La mañana del domingo un amigo descolgaba el teléfono para reprocharme: «¿Tú qué? Llamando a la abstención desde tu columna...» El pírrico fragmento de galleta de jengibre se levantó en armas en mi barriga. «Nooo, yo, sólo decía...» Balbuceé con un desagradable retortijón culpable. Una cuenta con demasiadas bofetadas de humildad como para creerse gurú opinativa pero la sola idea de que algún friki me recordara quedándose en casa el domingo electoral, me puso los pelillos de punta.

Dentro de la ruidosa tropa del Criticón Medio existen dos tipos de individuos: los mudables y prácticos y los soñadores sin remedio. Yo, para desgracia de mis procesos estomacales, no pertenezco a la primera. Más que predicar con el ejemplo, mi vida se reduce a idas y venidas de sinsentidos y argumentos. Odiar a las esclavas de la imagen y estar suscrita a su biblia de dictámenes, detestar a los listillos y ser carne fácil del pedante, dejar de creer en el periodismo y prorrogar ad finitum esa oposición idílica con la que todos fantasean...

Desde mi amargo observatorio de injusticias, practico innumerables maneras de lamentarme mientras sigo atada a la esperanza de que un día el Bueno, el Justo y el Bello vengan en pandilla a partirle los dientes a todos los malos de la película.

El servicio de correos garantizará mi voto aunque me muera un día antes del esperado domingo. Mientras tanto, seguiré despotricando del sistema a ver si Dios me ofrece mil euros y, apurando el contrato por obras, arreglo el mundo. A estas alturas, una se queja pero no se rinde. Para pasar el trago siempre queda el consuelo típico: el de intuir que los crueles, mediocres, injustos y lametrompetas tienen la pilila pequeña.

Publicado en La Voz de Cádiz el martes 19 de febrero

5 comentarios:

coronada dijo...

¿Lametrompetas? ¿Pilila? Choni, me gustaba mucho más con “chupapollas” y “picha”. De todas formas me ha vuelto a gustar (y me he reído de nuevo). Yo, así como soy (ordinaria, malhablada y, según tú, “una provocadora de buen corazón”) hubiera escrito “tragamierdas” y “polla”. Aunque, claro está, yo no tengo dónde hacerlo así que…mu bien, reina!!!

Luis dijo...

Muy seguro hay que estar para pensar que esa es la solucion y mucho mas para saber quienes son los malos de la pelicula.

Fátima Vila dijo...

jajaja... los malos responden a dos modelos tipificados: el flaco y el gordo, ambos con verrugas, retratados como bacterias de Érase una vez el cuerpo humano...

Microalgo dijo...

Que no comentemos no significa que no la leamos, Madame Vila.

Luis dijo...

Jajaja entonces veo que estas tan segura como el menda. Y eso que a mi nunca me cayo muy bien el Pedro ese de erase lo que fue.