lunes, 9 de enero de 2012

Momento Alicia

Dícese de ese instante o periodo en el una llora tanto, tanto tanto, que termina nadando en sus propios fluídos o, en su defecto, como bien me recordaría PiliB, destrozando un teléfono móvil.

En la tienda Movistar.
- No se enciende, se ha mojado.
-Ya veo, ya... ¿Se te ha caído en el puchero?
-No, ¿por qué?
-Por la sal, hay restos de sal.
-Ya... Son lágrimas.

Utilidad del Momento Alicia: Aprender. Es lo que a una le queda... Y, de paso, quedarse como si hubiera tragado un blíster de ansiolíticos



2 comentarios:

hermanastra dijo...

Jejeje... Por supuesto, pienso incluirlo en alguna historia de pencas defenestradas.

Fátima Vila dijo...

no es para menos!!!!!