martes, 29 de enero de 2008

Paciencia

Por cierto, el 2007 TU24 pasó por aquí hace escasa hora y media y, que sepamos, no se llevó por delante ni a una porcioncita de nuestra enorme cuota de terrícolas indeseables...
Habrá que esperar otro par de décadas...

3 comentarios:

coronada dijo...

me encanta que, tan llena de amor como estás, seas capaz de odiar así.Qué elegante eres, Vila!!

te quiero

Fátima Vila dijo...

:)

Fletch dijo...

Si se ama a lo "amable", si se desea a lo deseable...¿cómo no repudiar lo repudiable...cómo no no repudiar lo indeseable?

Amar sin odiar...es como comer cerdo agrio....o cerdo dulce....en la mezcla está el glutamato (iba a decir el sabor...pero me callo, claro)