miércoles, 23 de abril de 2008

Volvería a leerlo...

...Viajé en mis libros, pero dejé de comérmelos, lo cual dio lugar a que la alimentación, la terrenal, la no literaria, se convirtiera en un problema permanente. No tenía más remedio que salir de la tienda de libros todas las noches, acumular valor y escurrirme por debajo de la puerta del sótano, forrajear por la plaza, encogido en las sombras, arrastrándome por las bocas de alcantarilla, corriendo de sobra en sombra. Diario de un reptil nocturno...

Firmin

¡Feliz día!
... a todos :)

3 comentarios:

Carmen Álvarez dijo...

jejejejej, yo acabo de terminarme ese librito... q tierno es firmin! besitos y feliz día del libro!

Fátima Vila dijo...

¿A qué sí? Y da tanta pena imaginarlo descubriéndose en el espejo, en los escaparates y tapacubos de los coches...
besitos a ti tb!

bitácoro dijo...

Deliciosísimo libro...
Muy lindo tu blog.