domingo, 6 de noviembre de 2011

Zombies Party

Música ambiente. BSO Películas de terror. Todos los nuevos sabores del concurso Lays. Y Cruzcampo, mucha Cruzcampo.
-A ver este juego me parece un poco sexista. "Tipo duro", "Pistolero", "Niña"... Hasta ahí bien pero... ¿"Rubia cachonda"?
-Mujer... es una traducción de internet... En realidad podría ser "Rubia buenorra"...

Como es el anfitrión, se ha currado toda la tarde recortando y pegando fichas y ha convertido su casa en una especie de parque temático zombie, me callo.

-Ah... Vale...

Una hora de lectura de instrucciones. Voz engolada por delante.

-Un momento. ¿Por qué si la Rubia Cachonda está en uno de los territorios se aumenta el número de zombies del ataque?

Todos me miran con cara de estupefacción. Una de las rubias de la reunión, que a la calladita se convierte en mi cómplice para escapar de este holocausto caníval de los muertos vivientes, me lanza una mirada de ternura.

-Pues porque la rubia grita más...

Todos asienten con gesto de Menudapreguntatonta.

-Pues por esto sí que no paso... -Gruño con la boca llena de patatas sabor Gambas al ajillo.

El juego continúa y para orgullo de mi género ganamos mi rubia, el anfitrión y yo. Todos rescatados por un helicóptero que, no sabemos si por sincronización musical del dueño de la casa -le sospecho capaz de todo- puede oírse también en la musiquilla que circunda alrededor.

-¿Te ha gustado? Al final, te has salvado...
-Pues sí, la suerte de la novata...

¿Para qué me engaño? Aquí no soy la novata. Soy la morena torpe que hace demasiadas preguntas, que se cae en las persecuciones, por la que casi se cargan a los protagonistas un par de veces y sobre la que al final de la película todos se preguntan: "Ya le vale al guionista, deja morir al héroe cachas y salvar a la petarda ésta".

Después de esta sesión intensiva y sabiendo lo novelera que soy sé que voy a mirar la vida aplicándole esta suerte de estructuralismo zombie. Me queda, mínimo, una semanita de introspección. Espérate que llegue a la oficina...

2 comentarios:

genialsiempre dijo...

Pero que jueguecitos mas complicados te buscas, y además le sacas partido a todo, es que eres unica

Fátima Vila dijo...

Complicado?? Uy... no lo sabes tú bien. Lo de leer la instrucciones una hora era por redondear, para mí que fueron como dos y tres cuartos!!