miércoles, 13 de mayo de 2009

Sueños robados


Ultimamente, como ibéricas versiones de personajes de El Incidente, todo me hace pensar que debemos enfrentarnos a una polución emocional altamente tóxica. Suerte que por ese humano y banal apego a la vida que separa la ficción de la realidad, no nos dé por clavarnos lápices en la yugular o chocar nuestro coche contra la cancela amargamente cutre del Maxi Dia.

Como resultado del sentimiento general de crisis y desesperanza que empieza a campar sin pedir permiso por nuestros sueños, nos levantamos presos de ese miserable pass de deux de palabras: resaca emocional. Un estado anímico entre el hastío confuso, el dolor de cabeza, la hinchazón neuronal y el cansancio existencial que, mientras a ciertos genios les inspiró para escribir obras maestras, a ti sólo te vale para confirmar el divorcio no amistoso entre tú y la imagen que se refleja en el espejo.

Así que hoy, en el día de mi santo, decido dar un ultimátum a mis pesadillas: o me dejáis en paz o, al menos, pagad el diezmo por usar el paisaje de mis deseos para amenazarme con situaciones terribles: ¿qué tal la inspiración para una novelita?

Catalina Estrada
pienso verla antes del 30 en Iguapop

3 comentarios:

Pedro dijo...

Si averiguas la forma de cobrar ese diezmo, haz el favor y me la pasas... nos vamos a forrar.

Saludos.

Lazarov me marea dijo...

varias cosas:
1. prefiero el post del año pasado
2. ni diezmo ni carajo!!tus pesadillas te han regalado ya tres visas oro así que ponte de una vez
3. felicidades, hija del profeta

te quiere

la madre de otro profeta

genialsiempre dijo...

vaya, vaya, así que tres visas de oro eh?, que calladito te lo tenías.
Y encima pretendes cobrar a tus pesadillas, seguro que alguna de ellas te ha producido alguna vez felicidad.
Eres una egoista....pero me gustan tus textos.

Un beso,



genialsiempre