martes, 10 de abril de 2007

Lo bello


Quién dice que es bello lo bello? ¿Existe una esencia de las cosas bonitas? La idea de belleza ha sido, a lo largo de los años, uno de los caballos de batalla de las cabezas pensantes. Para Pitágoras tenía algo que ver con la armonía y la proporción, para Platón era una idea suprasensible que muchos jamás llegarían a alcanzar… En sus mil y una cesiones a la cultura de masas, el concepto de belleza ha sido elevado y vapuleado, cambiado y mudado, de acuerdo con peregrinas aproximaciones que tenían que ver –lástima para las víctimas de sus azotes– mucho más con estructuras socioeconómicas que con valores objetivos. Si es que existen…
Mientras Disney proclama que está en interior, un cantautor de Manila habla del compromiso político de los que nos fallaron. Mientras los suplementos hablan de Salud&Belleza y miles de mujeres mueren al año intentando ser mejores, pienso en los verdaderos vectores que marcan nuestros gustos. Que nos hacen estar ahí, en ese concierto, en aquella exposición, leyendo a tal autor o emocionándonos con cuál imagen… La belleza es un concepto complejo, colectivo y personal en proporciones cambiantes, extrañas. Habitualmente hiperexpuesta a estímulos sensoriales, identifico la belleza con ese raro arrebato del corazón que, a veces, si es muy intenso, puede hacer que se me escape alguna lágrima. Así, de regreso del centro, mientras suena en mi ipod Lascia ch'io pianga y el viento frío me da en la cara…
El pasado mes de enero uno de los mejores violinistas del mundo, Joshua Bell, se camufló de músico callejero para tocar en el metro de Washington con un Stradivarius. Habituado a llenar teatros internacionales a 100 dólares la bucata, sólo recaudó 35 y apenas un transeúnte se paró a escucharle. Sonaba Partita número 2 en Re menor de Bach. Dijo que aquello «fuera lo que fuera, le hacía sentir paz».

Publicado en La Voz de Cádiz el 10 de abril de 2007

4 comentarios:

hermanastra dijo...

Qué cuento fantástico

jorge dijo...

Cuando todo el mundo reconoce lo bello como bello, esto en si mismo es fealdad.
Cuando todo el mundo reconoce lo bueno como bueno, esto en si mismo es malo.
Ciertamente, lo oculto y lo manifiesto se generan al otro.
Dificultad y facilidad se complementan entre sí.
Lo largo y lo corto ponen de manifiesto a su contrario.
Alto y bajo establecen la medida mutua.
La voz y el sonidfo entre si se armonizan.
El atrás y el delante se suceden mutuamente.
Por ello, el Sabio maneja sus asuntos sin actuar, y difunde sus enseñanzas sin hablar.
No niega las innumerables cosas.
Las construye sin atribuirse nada.
Hace su trabajo sin acumular nada por él.
Cumple su tarea sin vanagloriarse de ella,y, precisamente por no vanagloriarse, nadie se la puede quitar.
Laot Se. Tao Te King
Pd: Disculpame si me he pasado pero creo que venia bien a tu historia, lo del violinista me ha encantado es una buena paradoja de que vivimos conectados a tubos a donde nos mandan directamente la comida(si has pensado en matrix, of course) un besito mor.;-)

Fátima Vila dijo...

A veces las cosas, las personas demasiado bellas, se vuelven estúpidas... A veces, te detienes a mirar algo que nunca llamó tu atención y lo descubres fascinante... La vida, es lo que tiene.

Luis dijo...

Que gracia, ayer andaba yo escuchando a Angela Gheorghiu. www.youtube.com/watch?v=dOYsdtwLSrA