lunes, 16 de febrero de 2009

Señales

Tu brujo te recomienda un libro que te abre la posibilidad de reencarnarte...
Tu novio se presenta con una fábula de peces que se automotivan...
Tu amiga te envía por correo un manual sobre el equilibrio...
Tu amigo te regala espiritualidad por tus 29 años...
Tu compi te recomienda mirarte las zonas erróneas...
Tu presupuesto en la estación sólo da para novela rosa y títulos de autoayuda...

Y un encantador chico calzado con gorra ladeada y victorias rosas se te dirige:
-Disculpe señora, ¿usted tampoco tiene número de asiento en el billete?
[atentos a cuán cruel puede ser una cursiva]

¿Es posible que una sola, así sin destrucción colectiva, trompetas y mares sangrientos, se aproxime unánimemente hacia el Apocalipsis?

Me hago mayor... grrr...

5 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Relatos on the rock dijo...

Si bailas todo habrá sido una mala broma. Sólo si bailas.

Relatos on the rock dijo...

La otra opción es atirrobarse de cremitas, claro, pero mejor bailar, no?

Lo dice uno que te lleva unos añitos de ventaja...O será desventaja, ummm?

No sé, con esto de la edad, si es mejor ser más joven e ingenuo o ser un proyecto de madurito y...esto..Y qué? jaja...No nos hacemos mayores, sino que los demás intentan hacernos mayores, que es diferente.
En fin, por consuelos que no quede...No tener hipoteca me hace sentir liviano, la verdad. Hasta más joven.

Clara dijo...

Hola Fátima!

Encontré tu blog y me gusta. Te visitaré de vez en cuando.

Besitos

Clara

Por cierto, gracias por acompañarme aquel día por las comisarías de Barcelona. Qué cosas!

La mujer del hermoso dijo...

Ay!!!!!!! tontina.